Presidencia

 
 

MENSAJE DE LA PRESIDENTA 2018

En Celebración de la Clase graduanda 2018 – “¿Dónde están los profetas de Puerto Rico?” [1]

“El Seminario Evangélico de Puerto Rico, la institución de la “Calle de la herradura”, como le llamaba el pastor bautista don Abelardo Díaz Morales -que acababa de abrir sus puertas, en el año 1919- se unió a la lucha para preparar hombres y mujeres que ay

udarían a Puerto Rico a levantarse. Todavía resuenan en la memoria colectiva de algunos ex-alumnos del Seminario las palabras del elocuente predicador presbiteriano, don Cecilio Arrastía, durante la celebración del cincuentenario del Seminario Evangélico al describir la llegada del pastor Díaz Morales al Seminario de la siguiente forma: “Don Abelardo llegaba a la “Calle de la herradura”, impecablemente vestido de negro, con paragua en mano y con bendecida esperanza exclamaba a voz en cuello: ‘¿Dónde están los profetas de Puerto Rico?’”

Casi cien años después, Puerto Rico necesita urgentemente la pasión de los profetas que produce el Seminario. El paso del huracán María por Puerto Rico agudizó la debacle social, económica y política que sufría el país. La desolación emocional, social, espiritual que padece el pueblo necesita de profetas y profetizas que levanten el espíritu combativo de nuestro pueblo… y de pastores y pastoras con la preparación ministerial para servir como portillo de esperanza a un pueblo que se nos desangra por la incertidumbre y desconfianza en las estructuras administrativas de los poderes al mando de la gestión municipal, insular y federal que intentan lograr que nuestra gente emerja de esta monumental crisis.

El Seminario cerró temporeramente…, pero siguió abierto en muchas aulas alrededor de la Isla con nuestros profetas y profetizas, facultad y estudiantes, mitigando el dolor de aquellos que lo han perdido todo.”

¿Dónde están los profetas? Esta es la pregunta, cuando el dolor de nuestro pueblo y familia me abruma. Este es uno de los tiempos más difíciles que enfrentamos como personas, como familia, como pueblo y como institución; pero celebramos que el Seminario gradúa nuevamente a jóvenes listos para continuar sirviendo, porque fueron llamados y llamadas por Dios para esto y para este tiempo.

Evaluando nuestra labor, me pregunto si, ¿será que habremos hecho un buen trabajo como escuela teológica al compartir fundamentos que puedan ayudarte a ser un buen pastor@ sabedor@ de la Biblia, pero también de la ética, amor y madurez que el rebaño necesita? Me pregunto si ¿será que modelamos el ser profetas y profetizas en un tiempo de riesgo, donde la fe se compromete con el mundo y la injusticia, y donde se enfría el amor? La contestación está en la obra de nuestros exalumnos quienes serán profetas y pastores de este pueblo y de sus familias para este tiempo.

El SEPR ha visto a nuestros graduandos ser la voz y el compromiso de Dios para este pueblo, columnas de esperanza y de liderazgo.

Si, hoy, la voz de don Abelardo Díaz Morales desde el pasado te convoca, nos llama… ¿DÓNDE ESTÁN LOS PROFETAS? Oro para que todos podamos responder… ¡Aquí estamos, Señor!

Rvda. Dra. Doris García Rivera

[1] Selección de carta de compañeros Honoris causa a donantes, escrita por Rvdo. Wilfredo Estrada, 2017.