WordPress Resources at SiteGround

WordPress is an award-winning web software, used by millions of webmasters worldwide for building their website or blog. SiteGround is proud to host this particular WordPress installation and provide users with multiple resources to facilitate the management of their WP websites:

Expert WordPress Hosting

SiteGround provides superior WordPress hosting focused on speed, security and customer service. We take care of WordPress sites security with unique server-level customizations, WP auto-updates, and daily backups. We make them faster by regularly upgrading our hardware, offering free CDN with Railgun and developing our SuperCacher that speeds sites up to 100 times! And last but not least, we provide real WordPress help 24/7! Learn more about SiteGround WordPress hosting

WordPress tutorial and knowledgebase articles

WordPress is considered an easy to work with software. Yet, if you are a beginner you might need some help, or you might be looking for tweaks that do not come naturally even to more advanced users. SiteGround WordPress tutorial includes installation and theme change instructions, management of WordPress plugins, manual upgrade and backup creation, and more. If you are looking for a more rare setup or modification, you may visit SiteGround Knowledgebase.

Free WordPress themes

SiteGround experts not only develop various solutions for WordPress sites, but also create unique designs that you could download for free. SiteGround WordPress themes are easy to customize for the particular use of the webmaster.

La Cena del Señor Ayer y Hoy, Parte 1

communion-elements—Francisco J. Goitia

El asunto de la cena del Señor es uno de los temas que, paradójicamente, más divide la comunidad cristiana. Es, además, un evento que cada vez se aleja más de la cotidianidad y del sistema de símbolos que le dan significado a la cultura y a la vida de occidente. De otro modo; la experiencia de comulgar divide las comunidades cristianas por virtud de sus entendimientos del evento y, a la vez, se ha convertido en una experiencia extraña tanto por su práctica como por sus afirmaciones en un occidente cada vez más secular. Veamos.

El meollo del asunto fueron las controversias eucarísticas durante la Reforma Protestante del siglo XVI. En la Tardía Edad Media el sacramento más importante era la eucaristía. Las personas participaban del sistema penitencial; confesaban sus pecados, recibían la absolución, y hacían satisfacción (cumplían lo ordenado por el sacerdote) para participar del sacramento. En mi opinión, el sacramento era el punto de contacto entre lo divino y lo humano que le permitía a la gente común – el laicado – participar de las bienaventuranzas de Dios. El sistema penitencial se sustentaba en la autoridad de la Iglesia para administrar los beneficios de Cristo y la eucaristía se sentaba en un entendimiento del sacramento como sacrificio – repetición del sacrificio de Cristo en la cruz – que era la base del sistema penitencial.

Ambas cosas – la autoridad de la Iglesia para perdonar pecados y la eucaristía como sacrificio – fueron desafiadas por Lutero y los reformadores. La afirmación fundamental de la justificación por gracia: el perdón del Pecado y de los pecados por la sola virtud y valor de la cruz de Jesucristo, es la única fuente de perdón y justificación. Esta justificación, de acuerdo a las 95 tesis, es gratuita y ni el papa ni la iglesia tenían autoridad para sobreponer un sistema de compra y venta – o de administración con atribución de absoluta autoridad – sobre las vidas de las personas. La eucaristía no define la misa (el culto, el servicio) como un sacrificio cuyos beneficios administra la Iglesia sino que es una experiencia de gracia a donde llegamos cada domingo a celebrar y a adorar un Dios bondadoso y solidario con lo humano. Jesucristo es el centro y autoridad tanto del perdón como de la experiencia de adoración que nos lleva a la mesa.

Los entendimientos eucarísticos que se desarrollaron durante la Reforma, los cuales son afirmados por las diferentes comunidades cristianas occidentales hoy día, fueron diversos. Estos entendimientos eucarísticos pueden relacionarse a las diferencias cristológicas entre los reformadores; Lutero, Zwinglio y Calvino, y entre los grupos que se formaron; luteranos, reformados y radicales. Esto es, la manera en que los reformadores y las comunidades que se formaron en la Reforma articularon su entendimiento de Jesucristo impactó su afirmación relacionada a la cena. La visibilidad y algidez de la controversia se expresó, sin embargo, en sus entendimientos eucarísticos.

El texto importante para comentar estos diferentes entendimientos eucarísticos es 1 Corintios 11:23-25. Este es el texto más antiguo relacionado a las palabras de institución. Dice:

Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;  haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 

Las palabras importantes aquí, en cuanto al entendimiento de la manera en que Jesucristo está presente en los elementos del pan y del vino en la cena, son transubstanciación, presencia real, presencia espiritual y memorial. A partir de la explicación filosófica detransubstanciación la iglesia católica-romana afirmaba, y afirma, que Jesucristo está presente en los elementos por virtud de un cambio donde la forma externa de éstos (sus accidentes) no cambian pero sí su sustancia: aquello de lo que están hechos y que los hace ser lo que son. Lutero afirmaba una presencia de Jesucristo en los elementos igual que los católico-romanos – el Cristo resucitado a la derecha del Padre está en los elementos – pero no entra a realizar distinciones filosóficas. Esto se llama presencia real y se sustenta en la promesa de Jesús que dice: Esto es mi cuerpo…esto es mi sangre. Lutero toma la promesa como válida y literal. Los luteranos dicen que la presencia real está alrededor, encima y debajo de los elementos. Ni Lutero ni los luteranos afirman un entendimiento de consubstanciación (la presencia de las dos sustancias a la vez, sin confundirse ni afectarse, en los elementos). Ambas posturas son las que actualmente afirman las tradiciones Católico-romanas y Luteranas.

Calvino, a diferencia de Lutero, no afirma la presencia física del resucitado en los elementos puesto que el Jesucristo resucitado que está a la derecha del Padre no puede estar en dos lugares a la vez; y puesto que los materiales  físicos del pan y el vino no pueden mezclarse con la sustancia divina de Dios. La presencia de Jesucristo se identifica con palabras como “signo”, “señal” y “sello” y como un misterio. La presencia de Jesucristo y del Espíritu Santo en la cena, sin embargo, son tan eficaces como la de la presencia real afirmada por Lutero. Puede verse como una presencia espiritual. Zwinglio se aleja de toda explicación de presencia y enfatiza dos cosas diferentes: interpreta el “es” de “Esto es mi cuerpo” como “significa” y resalta el significado memorial del evento: hagan esto en memoria de mí. Lo que se recuerda es la muerte, no el cuerpo, de Jesucristo. Aquí la mesa entonces se celebra para recordar la encarnación y el sacrificio de Jesucristo mientras el Espíritu Santo anima y une la comunidad. Es la comunidad, siguiendo a Corintios y Efesios, la que se congrega y forma el cuerpo de Cristo. La postura de Calvino es la de los grupos reformados y presbiterianos actualmente. En términos generales, la postura de Zwinglio es la que asumen actualmente las tradiciones Bautistas, Discípulos de Cristo y Pentecostales, entre otras.

La participación en el sacramento es una cuestión importante: ¿Quién participa y cómo se participa? Aquí se puede distinguir entre entendimientos de mesa abierta y cerrada y entre significados de santidad, sacramento o memorial. Las comunidades con mesa abierta – Luteranos, Discípulos de Cristo, Metodistas, entre otros – afirman que la participación en el sacramento no está ligada a la membrecía formal a una denominación o congregación y que Cristo es quien invita. Así, toda persona que se acerque a comulgar es bien recibida. Las comunidades con mesa cerrada – Católico-romanos,
Luteranos del Sínodo de Misuri, y algunos grupos Pentecostales – limitan la participación al sacramento a la membrecía formal a la denominación o a la congregación particular. La participación en el sacramento está ligada también al entendimiento de santidad o sacramental o memorial de cada grupo. Algunos grupos definen santidad como algo que cada persona realiza a partir de su relación con Dios. Se relaciona a la moral o a la perfección cristiana y se presenta como requisito de participación del sacramento. Otros grupos definen santidad como lo que Dios otorga desde Su justicia y la participación al sacramento se enfatiza más desde la necesidad humana de la gracia y de la humildad de quien recibe el sacramento.

Todo esto se relaciona a la definición de sacramento o memorial que tenga cada grupo. En la iglesia católico- romana el sacramento eucarístico se relaciona a su definición como sacrificio y se promueve una piedad que hace satisfacción por su pecado y adquiere el derecho a participar. Los luteranos centran su entendimiento en un medio de gracia que otorga fe y los carismas del Espíritu Santo de modo que quien participa recibe en vez de dar algo en el evento. El entendimiento de memorial que se reúne y forma el cuerpo de Cristo al recordar y celebrar la mesa enfatiza una santidad que resalta lo moral y la perfección cristiana. La diversidad de entendimientos eucarísticos causa diversidad en los requisitos y normas de participación. Es indispensable que cada persona se acerque al pastor o pastora, o al líder de la comunidad para familiarizarse con las afirmaciones particulares del grupo en el que participa.

Ahora bien, ¿qué significa todo esto en el siglo 21? ¿Son estas controversias de hace 500 años, y los entendimientos que aún sostienen las diferentes comunidades cristianas, insignificantes para nosotros y nosotras hoy? Las contestaciones a estas preguntas serán motivo de un segundo artículo.

Los punteros de este segundo artículo serán, entre otros,

  1. el vacío y búsqueda espiritual de la tardía modernidad o la temprana posmodernidad
  2. nuestra necesidad de símbolos que provean significado y nos empujen a mirar la vida con profundidad y misterio
  3. la manera en que lo divino y lo humano se intersecan en la historia y los espacios de gracia
  4. la importancia de pertenecer a una comunidad para una relación saludable con Dios.

Actos de Graduación

Aquí estarán otras noticias, promociones, etc.

“Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.”

Abril

Aquí estarán las noticias más recientes…

“Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.”