Misión

 
 

SEPR2aLa misión del Seminario es continuar con la tradición de excelencia para responder adecuadamente a las necesidades educativas y formativas del liderato pastoral y laico de la Iglesia, a la vez que afirmar la importancia de la educación teológica transformadora. Se desea servir con eficiencia y efectividad en el cumplimiento de la misión, que implica desarrollar una gestión docente y administrativa enfocada hacia la calidad, la contextualidad y la globalización, para satisfacer las necesidades de estudiantes, facultad, iglesias y comunidad. El Seminario trabaja para mantener una organización, programas, instalaciones físicas y sistemas que permita responder con agilidad a un mundo dinámico, cambiante y competitivo, y rico en información, desafíos y oportunidades. Nuestra finalidad es lograr la excelencia y calidad en nuestros programas académicos y procesos administrativos.

En septiembre de 1999, la Junta de Directores, máximo cuerpo rector del Seminario, afirmando la tradición evangélica-reformada adoptó los siguientes lineamientos que resumen la misión y filosofía institucional. Estos son:

  • Contribuir a la formación integral de hombres y mujeres para servir en el ministerio cristiano y participar en la misión del pueblo de Dios tanto en Puerto Rico y en las Américas.
  • Acompañar a la comunidad estudiantil en su desarrollo y crecimiento espiritual, personal social, académico y profesional, e identificar y responder a las necesidades de educación continúa de egresados y egresadas e iglesias cooperadoras.

De igual importancia, en el deseo de responder adecuadamente a las necesidades de los seminaristas, el liderato de las iglesias locales, a los reclamos de las denominaciones y de las comunidades a las que sirve y a los desafíos del siglo 21, los esfuerzos curriculares, la labor académica y las gestiones administrativas van encaminados al cumplimiento de las siguientes metas.

  • Capacitar al educando para pensar y vivir con criterios teológicos e incentivar el desarrollo y cultivo de la vida espiritual del educando, al procurar su formación integral.
  • Facilitar la adquisición de una amplia cultura teológica ofreciendo la oportunidad de analizar, entender e internalizar la amplitud y complejidad de la tradición cristiana, y evaluar la fe desde una perspectiva interdisciplinaria e interconfesional.
  • Contribuir a la preparación del educando para que pueda participar creadora y críticamente en el quehacer teológico y afirmar, en la tradición reformada, que la tarea teológica debe responder a los desafíos que les presenta la sociedad contemporánea a las iglesias y los creyentes.
  • Equipar al educando con las destrezas prácticas necesarias para llevar a efecto un ministerio cristiano relevante y transformador, ya sea en la tarea pastoral o en sus funciones profesionales.

Para lograr estas metas, el Seminario se esfuerza por mantener y cultivar:

  1. Un ofrecimiento académico en el cual las disciplinas teológicas, históricas, bíblicas y ministeriales estén en diálogo continuo con otras áreas del saber, particularmente con las que contribuyen a la acción ministerial efectiva.
  2. Una comunidad académica de profesionales de la educación, ministros y estudiantes que presenten a las iglesias y a la sociedad pensamientos innovadores y renovadores, críticas fieles y constructivas, y recomendaciones estratégicas para la comunicación adecuada del Evangelio al inicio del siglo veintiuno.
  3. Un centro de información y recursos bibliotecológicos que apoye la misión institucional, fomente la investigación, incentive la producción literaria y genere el deseo y la capacidad de mantener el acervo cultural y teológico de las iglesias.
  4. Varios ofrecimientos de grados académicos, entre los que se encuentran:
    • Una maestría en divinidad que les brinde la oportunidad de educación teológica a hombres y mujeres cuya meta vocacional es el ministerio eclesiástico.
    • Una maestría en artes en religión para personas que desean analizar la experiencia religiosa desde una perspectiva interdisciplinaria.
    • Un doctorado en ministerio que rete a pastoras y pastores a ser más intencionales y fieles en su liderato de congregaciones y otras instituciones.
    • Un programa de educación continua que se organiza para responder específicamente a las necesidades de egresados e iglesias. Estos ofrecimientos contribuyen a la formación y transformación de nuestros estudiantes.
  5. Un programa de convenios y colaboración con otras instituciones de educación superior, eclesiásticas y profesionales para optimizar los ofrecimientos académicos y responder a las necesidades de nuestra comunidad de fe.
  6. Un ambiente ecuménico, internacional e inclusivo que contribuya a la contextualización del Evangelio, a la vez que genera una perspectiva mundial de la misión cristiana.